0 seleccionadas.

Sobre nosotros. El equipo y filosofía de Momentos Perfectos

Es nuestra opinión personal, pero sabemos que compartida, que no hay nada mejor que captar el momento de algo improvisado, que surge, que es así. En ese instante es cuando las personas dan lo mejor de sí, porque las reconocemos en la imagen tal y cómo lo habíamos vivido en la realidad. Cada sonrisa, cada lágrima, cada gesto, es único. Hay “momentos perfectos” e irrepetibles, pero de nuevo nuestro “poder” nos permite hacerlos eternos.

Esto nos ha ido encaminando, de ser fotográfos de eventos deportivos o congresuales y de colaborar con diferentes medios, a querer ser partícipes de ocasiones tan especiales como una boda, una comunión, una pedida de mano, un baby shower, ver crecer una barriga llena de amor mes a mes... Buscábamos algo más personal, algo que se acercara más a plasmar la naturaleza. No existirá jamás posado alguno que sustituya la emoción que una persona puede sentir en ese momento determinado. Nosotros deseamos captar eso y estar ahí, al lado de el/la/los afortunados, para compartir uno de tantos “momentos perfectos”.

A pesar de esta parte tan bonita de la fotografía, existe una parte técnica. La palabra Arte proviene del griego τέχνη y esta no es otra cosa que técnica. Ambos nos exigimos mucho personalmente porque nos gusta tener una buena fotografía a nivel técnico. Queremos que diga algo, aunque haya que romper alguna de las reglas para salvar el momento, lo haremos. ¡Pero también trataremos de hacer todo lo posible para que no sea así! Hacer que las cosas difíciles parezcan fáciles. Eso es lo que hacemos los artistas.

Rubén

Aunque nací en la capital, la vida me acabó dando un hogar en Galicia, en un entorno que considero privilegiado. Adoro el paisaje que me rodea y no se me ocurre nada mejor que vivir a 5 minutos del mar. Disfruto cada momento que tengo de esa libertad. Donde otros ven un límite, un “fin del mundo”, yo me siento libre; tranquilo; relajado, con el sonido de las olas mojándome los pies y las patas de mi trípode.

Pedro

Afincado en A Coruña, soy un apasionado de la fotografía de paisaje, como no podía ser de otra manera viviendo en Galicia. No hay mejor lugar para sentir e inmortalizar con la cámara la belleza de la naturaleza. Entiendo la fotografía como un medio para transmitir emociones y me desmarco de posados artificiales y fríos, centrándome en esos momentos únicos, como la fuerza del mar bajo un atardecer efímero, la emoción del gol en el ultimo minuto o la complicidad en la mirada que precede al beso.

Andrea

Por vocación decidí estudiar Turismo. Tengo claro que fue la decisión correcta y lo volvería a hacer sin dudarlo. Sin embargo, en los tiempos que vivimos y con mi condición de inquieta y exigente, sabía que no era suficiente. Me formé en protocolo; traté de mejorar mi inglés y aprender alemán, portugués e italiano; trabajé como azafata, monitora, informadora turística, guía de turismo, en alquiler de coches, diseñadora de webs y coordinando eventos; me convertí en gestora de redes sociales, descubriendo un nuevo mundo... pero me seguía faltando ese toque emotivo que le diera razón de ser a lo que hacía en mi día a día. Lo de bailar en mi tiempo libre, lo he hecho toda mi vida, pero no era suficiente. Lo de poder viajar un par de veces al año, me sabía a poco. Entonces vi la oportunidad, decidí formarme como wedding planner y reinventarme como oficiante de ceremonias gracias a la Escuela de Oficiantes. ¡Ahora sí me siento completa!